El COVID-19 y la Transformación Digital.

Actualizado: 15 jul 2020

No hay marcha atrás...





La necesidad es la madre de la invención, y el Coronavirus (COVID-19) obligó a muchos en todo el mundo a repensar nuestra vida cotidiana. Desde el trabajo hasta la escuela y el entretenimiento. En respuesta a las prohibiciones de viaje, el cierre de escuelas y las recomendaciones de no reunirse en grandes grupos y mantener nuestra distancia de los seres humanos para limitar la propagación del virus, muchas personas recurrieron a herramientas digitales para mantener una apariencia de normalidad. Es imperativo transformar digitalmente nuestros lugares de trabajo y educación para poder operar de manera efectiva. Aquellas empresas capaces de utilizar bien la tecnología para seguir adelante y repensar su modelo de negocio para el futuro mediante la transformación digital acelerada serán las que estén por delante de su competencia.

¡A trabajar desde casa!



Incluso las empresas que eran reticentes al concepto de una fuerza laboral distribuida, se han visto obligadas a permitir trabajar desde casa, por lo que aún se puede trabajar mientras se toman precauciones para detener la propagación del virus. Según una encuesta realizada por Workhuman, solo un tercio de las personas en los Estados Unidos trabajaban en su hogar antes de la pandemia. Twitter y otras grandes organizaciones alentaron a sus empleados a trabajar desde casa, y otras compañías como Google y JPMorgan estaban desarrollando políticas de trabajo remotas en caso de que necesitaran cambiar su trabajo a casa.

Si bien la capacidad de trabajar desde casa es un beneficio que muchos empleados valoran, muchas empresas carecen de la estructura e infraestructura tecnológica para ofrecer esa capacidad sin algunos sacrificios para "hacer negocios como siempre". Sin embargo, un resultado inesperado de COVID-19 es que las empresas se dan cuenta de los beneficios de la transformación digital acelerada.

Cuando muchas ciudades chinas quedaron bloqueadas al extenderse COVID-19, el gobierno y muchas empresas alentaron a millones a quedarse en sus hogares, lo que les hizo experimentar la alegría y la confusión de trabajar desde casa. En general, las empresas chinas se crearon con la tecnología adecuada para permitir trabajar desde casa, pero su cultura empresarial no.

Si bien algunas compañías eventualmente volverán a las rígidas políticas de trabajo en la oficina, se espera que algunas se darán cuenta de los enormes beneficios para los empleados y que, de hecho, el trabajo se puede hacer de manera efectiva. Bueno, por lo menos, tendrán una valiosa experiencia sobre cómo satisfacer las necesidades de trabajo desde el hogar en el futuro cuando sea necesario nuevamente debido a otro brote u otras razones.

Telemedicina.



Antes del brote de COVID-19, hubo algunos avances en telemedicina; sin embargo, los funcionarios de salud pública están presionando a los sistemas de salud para que expandirla a través de teléfonos inteligentes y otras herramientas.

El uso de la telemedicina limita el contacto entre humanos, de importancia crítica para disminuir la transmisión. Ciertamente, existen muchas ventajas pero también desafíos que deben superarse. Los sistemas de salud se ven obligados a abordarlos YA con COVID-19. De hecho, ya existe un proyecto de ley para su financiación en el Congreso de los EE. UU, que renuncia a las reglas que generalmente restringen los servicios de video para personas con Medicare, una medida que realmente enfatiza el potencial de la telemedicina, no solo en este brote actual sino en el futuro.

Aulas Virtuales.



A medida que COVID-19 se extendió por todos los países, las escuelas y universidades comenzaron a recurrir a opciones de aprendizaje virtual. Muchas universidades decidieron cambiar el resto del trabajo del semestre a aprendizaje en línea solamente y algunos campus cerrados para contener la propagación del virus. Si bien muchas universidades tenían experiencia con el aprendizaje virtual como Harvard Business School Online y estaban mejor preparadas para el cambio, la mayoría de las organizaciones educativas no están realmente preparadas para las clases en línea.


Hay algunas instituciones K-12 que se están volviendo virtuales, dejando que los maestros y administradores se aseguren de que todos los niños tengan acceso a la tecnología y las herramientas que necesitan para seguir aprendiendo desde casa.

La transición a la educación digital es ciertamente disruptiva, ya que no se planeó en la línea de tiempo dictada por el Coronavirus, pero los educadores y las instituciones educativas estarán mejor preparados en el futuro.


Los eventos se vuelven virtuales.



Muchas conferencias se cancelaron en todo el mundo en respuesta al brote de COVID-19. Algunas ya las están convirtiendo en eventos virtuales.

Las conferencias son una industria de billones de dólares y han sido una forma crítica de intercambiar ideas y construir relaciones profesionales. Algunas compañías están tratando de cerrar la brecha entre los eventos en persona y los virtuales con plataformas que combinan video, redes y más para tratar de capturar los beneficios de las redes en un evento en persona y el contenido y la tecnología de las herramientas virtuales.

El brote ha empujado a los organizadores de conferencias y propietarios de negocios a pensar de manera innovadora para ofrecer opciones alternativas convincentes en interés de la seguridad pública. Este impulso también podría resultar en innovaciones para el futuro con la forma en que las personas se encuentran e interactúan mejor virtualmente.


Tecnología.


El trabajo remoto y el aprendizaje son más fáciles para todos con herramientas de reunión en la nube y colaboración en equipo, como WeChat, Work de Tencent o DingTalk, propiedad de Alibaba. En respuesta a la pandemia de COVID-19, muchas compañías de tecnología están implementando herramientas que pueden ayudar a las compañías y organizaciones cuando se vuelven remotas por períodos de prueba prolongados o por tarifas más bajas. Aquí hay algunos:

Google permite el acceso gratuito a funciones avanzadas que normalmente tienen una tarifa mensual en Hangouts Meet para todos los clientes de G Suite y G Suite Education durante varios meses.

Microsoft ofreció una prueba gratuita de seis meses en su nivel superior de equipos de Microsoft para permitir que las escuelas, hospitales y empresas en China sigan operando incluso con las restricciones del Coronavirus.

El proveedor de videoconferencias con sede en EE. UU, Zoom, experimentó un aumento en el precio de sus acciones durante la crisis; claramente la gente está viendo el valor de las herramientas de trabajo remoto. Zoom levantó el límite de 40 minutos de su plan básico gratuito para China cuando el Coronavirus golpeó el país. Los médicos en China de más de 1,000 hospitales usaron el servicio para consultas en línea.

LogMeIn ofrece a los proveedores de atención médica, instituciones educativas y organizaciones sin fines de lucro acceso a sus herramientas de videoconferencia, incluidas GoToMeeting y GoToWebinar.

Cisco está fortaleciendo su herramienta Webex para apoyar adecuadamente a las empresas durante el Coronavirus en los 44 países en los que está disponible, incluida la oferta de asistencia 24/7 para las empresas que usan la herramienta.


El COVID-19 empuja al cambio tecnológico… y tal vez no volvamos atrás.

La crisis pasará tarde o temprano, pero en el ámbito empresarial ya nada volverá a ser como antes. Ahora muchas empresas saben que son capaces de funcionar a distancia y las que no lo tienen tan claro, probablemente se extingan.



54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo